sintomas

Pérdida del deseo sexual

S egún las investigaciones, dos de cada tres mujeres europeas tienen menos o ningún deseo de mantener relaciones después de la menopausia. Esto se debe a los cambios hormonales experimentados durante la perimenopausia. «No tengo ganas de que me molesten con eso», es una de las reacciones. Una tercera parte de las mujeres tiene la misma libido o incluso experimentan un aumento en el deseo sexual después de la menopausia. Las mujeres tienen un nivel relativamente superior de testosterona, la hormona masculina, en su cuerpo después de la menopausia, lo que explica este posible aumento en la libido. Algunas mujeres incluso tienen el mejor sexo de su vida a los 60 o 70

Sexo y menopausia

Es posible que estés menos interesada en el sexo porque te sientas menos atractiva. Durante la perimenopausia, la producción de estrógenos disminuye. Esto puede provocar que la vagina se seque y la pared se adelgace y sea más delicada. En consecuencia, las relaciones sexuales pueden verse afectadas y, con ello, tu deseo sexual. Los sofocos y la fatiga son otros dos síntomas de la perimenopausia que tampoco favorecen la vida sexual. Quizá necesites más descanso y tiempo para ti. No quieres sentirte obligada a hacer nada, incluido el sexo.

No tienes deseo sexual. ¿Y ahora?

Es importante que hables con tu pareja al respecto. Explícale cómo te sientes y qué le pasa a tu cuerpo. Sé sincera. Puede resolver muchos de los sentimientos relacionados de culpa e incertidumbre.