sintomas

¿Tienes una menstruación irregular o ausencia de menstruación?

L os cambios en la menstruación pueden ser uno de los primeros signos de la perimenopausia. Es posible que algunas menstruaciones no se produzcan y que sean irregulares. Las menstruaciones pueden ser cortas, de dos días, o largas, y que se prolonguen durante dos semanas. La cantidad de sangrado también puede variar cada vez y las menstruaciones pueden ser más ligeras o más abundantes de lo habitual. Es posible que no se produzcan menstruaciones durante seis meses (amenorrea) y que comiences a menstruar de nuevo. Durante la perimenopausia puede pasar de todo

Cambios en la menstruación

Con los efectos de los cambios hormonales en el cuerpo, la menstruación puede variar durante la perimenopausia:
Un ciclo menstrual regular con sangrado más abundante y prolongado (menorragia)
Un ciclo menstrual regular con sangrado más abundante (hipermenorrea)
Un ciclo menstrual regular con sangrado más ligero (hipomenorrea)
La duración del ciclo menstrual, el número de días de sangrado y la cantidad de sangrado varían (metrorragia)
Las menstruaciones se interrumpen durante al menos seis meses (amenorrea)
El ciclo menstrual es de más de 35 días, pero inferior a seis meses (oligomenorrea)
El ciclo menstrual es menor de 25 días (polimenorrea)

Menopausia

En la perimenopausia, los años previos a la última menstruación, puedes tener una época en la que la menstruación sea irregular e impredecible. El sangrado puede ser más abundante o contener coágulos de 7 a 10 cm, pero algunas mujeres siguen teniendo menstruaciones regulares durante mucho tiempo. Tras la última menstruación (menopausia), comienza la tercera y última fase de transición, la posmenopausia.

Manchado

Durante la perimenopausia, las hormonas fluctúan, y como consecuencia, tu cuerpo puede reaccionar de manera diferente a lo que estás acostumbrada. Es posible que se produzca un flujo marronáceo entre las menstruaciones, por ejemplo, o tener un sangrado ligero y de color rojo brillante. Esto se conoce como manchado. También se puede presentar manchado en el periodo inmediatamente posterior a la menopausia.

Consejos

Guarda compresas o tampones en lugares poco habituales. Es decir, no solo en el bolso o en el baño, sino también en el coche, en el trabajo, en la maleta de viaje y en el abrigo. Si comienzas a menstruar de nuevo, siempre tendrás una compresa o un tampón a mano. Esto te ahorrará momentos difíciles.