sintomas

¿Tienes problemas para dormir durante la menopausia?

T e sientes cansada, te cuesta concentrarte y, en general, tienes menos energía de lo habitual? Cualquiera que haya experimentado periodos de insomnio sabe cómo puede influir en el bienestar físico y mental y cómo puede interferir en su vida cotidiana.

¿Cómo los bajos niveles de hormonas pueden afectar a tu sueño?

Durante la menopausia, tu cuerpo debe adaptarse a una nueva química. Dada la bajada de los niveles de estrógenos; la progesterona, las tiroides y las hormonas suprarrenales se mueven a través del cuerpo provocando cambios que perturban el sueño. Estudios muestran que un 86*% de las mujeres tienen alteraciones del sueño durante la menopausia. La mayoría de veces estás alteraciones vienen a consecuencia de los cambios hormonales. Las sudoraciones nocturnas y los cambios de humor son los dos síntomas que pueden alterar más el sueño, produciendo estrés y ansiedad. De este modo se produce un círculo vicioso provocando insomnio y falta de descanso, repercutiendo al ritmo de vida de la mujer.

Seis maneras de reducir el cansancio

Mantén un patrón de sueño saludable.

- Adopta una rutina. Intenta irte a dormir y levantarte siempre a la misma hora. En 6 semanas, tu cuerpo habrá encontrado el ritmo adecuado.

Elimina los estimulantes

- La cafeína, el alcohol y la nicotina pueden afectar significativamente a tu sueño. En su lugar, trata de tomar manzanilla o té de hierbas calmante.

Come porciones limitadas

- Deja tiempo al cuerpo para digerir la comida. Así que, intenta comer cuatro horas antes de irte a la cama.

Realiza ejercicio

- Cuando estás cansada, puede que no te sientas con fuerzas para ir a hacer deporte, pero esto te ayudará a sentirte mejor. Si lo haces a última hora del día puede dificultarte la conciliación del sueño. Es aconsejable realizarlo a primera hora del día.

Establece una rutina relajante antes de acostarte.

- Tomate un baño caliente antes de irte a la cama. Unas gotas de aceite de jazmín o lavanda en la almohada pueden ayudarte a mantener un sueño profundo. Evita ver la televisión, usar el portátil o utilizar el teléfono antes de acostarte.

Relájate

- Largas caminatas en la naturaleza, meditación o yoga, ayudan a relajase. Haz lo que te apetezca más. El objetivo es dejar de pensar en las tareas diarias y reducir el estrés.

Si sigue todos estos consejos y necesitas una ayuda para no sentirte tan cansada, Ymea Sofoconfort 24h está diseñado para actuar contra los sofocos y las sudoraciones las 24h, ayudándole a reducirlos durante la noche, cosa que le ayudará a descansar mejor. Además, contiene extractos de Valeriana, Pasiflora y Melissa que contribuyen a conciliar el sueño y a tener un descanso tranquilo, al mismo tiempo que la Vitamina B ayuda a disminuir el cansancio. Todos estos extractos de plantas son bien tolerados y adecuados para un uso prolongado.